lunes, 21 de abril de 2014

Amor amor amor amor amor amor amor

Que bonita estás, amor, cuando deja de importarte el pasado por un momento y sonríes.
Quizás pensando en la Universidad o en algo gracioso que te han contado.
Quizás, pensando en el mañana o anclada en el presente, pero de espaldas al pasado, y que bonita estás.
Que bonita estás con aquel clavel rojo colgando de tus mano, acariciando tus ganas y la ilusión de pasear por la calle principal sin más compañía que el desamor.
Y te giras, y sonríes, a todos pero a ninguno, respirando paz y bebiendo miradas que se cruzan pero no llegan a precipitarse sobre el asombro.
Que sutil, amor, tú con un clavel rojo, sonrisa blanca y ganas verdes, esperanza.
Que bonita estás, amor, sin esperar nada del pasado por un momento y sonriendo al presente en el que paseas por la calle principal.